La Inteligencia es resultado del entorno

La Inteligencia es resultado del entorno

Sobre el debate si la inteligencia es hereditaria o ambiental, si es por naturaleza o por crianza, lo que no debemos hacer es confundir el concepto de nuestra especie Homo Sapiens, con el de nuestras familias: los García, los Sanchez, los Smith, los Samoto… Nosotros, como seres humanos no estamos limitados a ser lo que fueron nuestros abuelos. Aparte de algunas características físicas tales como el color del pelo, de los ojos y la estructura general del cuerpo, es absurdo pensar que no podemos llegar más arriba de lo que llegaron nuestros abuelos. No estamos limitados a aprender lo que nos enseñaron nuestros padres, podemos leer libros de todos los hombres y mujeres geniales que han existido, también somos libres de aprender otros idiomas, por eso es magnífico enseñar a los bebes a comprender, hablar, leer y escribir en varios idiomas.

Piense en cualquier personaje genial que le guste: Edison, Beethoven, Mark Twain, Sócrates, Einstein, Shakespeare, Picasso, Vivaldi… su cerebro es el cerebro de un Homo Sapiens. Se ha estudiado mucho el cerebro de Einstein. Fue extraído sin permiso por el Dr. Thomas Harvey en 1955, cuando Einstein murió. Probablemente esperaba hallar algo extraordinario, pero no fue así, hay varias teorías, pero de forma contundente y científica no se han encontrado diferencias con otros cerebros humanos que expliquen su inteligencia. Su don glorioso era tener los genes del Homo Sapiens, igual que el cerebro de cualquier otro ser humano al nacer. El entorno de Einstein si fue especial, su padre y su tío, que tenían una industria de electroquímica en Munich y más tarde una fábrica de material electroquímico en Pavia, siempre lo alentaron desde pequeño a interesarse por las matemáticas y las ciencias…. De bien pequeño su madre le enseñó a tocar el violín.

En fin, los mismos genes del homo Sapiens son los que tiene tu bebé en el momento de nacer. Nosotros como seres humanos no estamos limitados a ser lo que ha sido nuestra familia sino estamos limitados a ser homo sapiens y nada más. Sin embargo, el tipo de ser humano que vayamos a ser, ya sea excepcional o mediocre, amable o mezquino, ya está determinado en gran medida a los seis años de edad. Y dado que la inteligencia es resultado del entorno, nuestro consejo es ofrecer un entorno rico en estímulos a tu hijo durante sus primeros años, para ello basta con seguir un programa de estimulación temprana bien organizado.

Nuria Ferres