Los Bebés adoran nadar

Natación para Bebés

Todos los bebés deberían tener la oportunidad de nadar desde su nacimiento. De hecho, la natación estimula el crecimiento y desarrollo del cerebro en esta etapa tan importante. Además, moverse en el agua le da la oportunidad de desarrollarse físicamente puesto que es más difícil para él moverse fuera de ella.
Es especialmente importante para el recién nacido tener la oportunidad de moverse en los primeros días y semanas de vida.
Cuando nace, el bebé tiene la ventaja de pesar poco pero la desventaja de no saber moverse. Si le damos la oportunidad de moverse cada día, el bebé adquirirá la experiencia que tanto necesita y además adquirirá peso.

Podemos decir que el bebé lleva una carrera contra el tiempo: tiene que ganar movilidad antes de ganar demasiado peso. La natación ofrece al recién nacido una oportunidad ideal para moverse en un ambiente donde él puede realmente flotar y donde los bebés gorditos encontrarán ventajas en lugar de tener la vida más difícil.

En realidad el recién nacido ha estado “nadando” dentro del útero materno durante meses. La natación es una de las más sofisticadas funciones cerebrales que el bebé tiene cuando nace.

Es un hecho que el cerebro literalmente crece con el uso. Nadar es otra manera con la que podemos proveerlo de estimulación sensorial y con la que le damos la oportunidad de que su cerebro crezca. Si somos listos a la hora de dar apropiados estímulos y oportunidades, entonces enseñar a nuestro bebé será un proceso que disfrutaremos, tanto el pequeño como la mamá y el papá.

Pasado el tiempo, cuando el bebé ya sea un niño de 6 años, además de ser un excelente nadador, si seguimos dándole oportunidades, también será excelente corriendo, yendo en bicicleta, haciendo gimnasia, ballet… La suma de estas actividades es mucho mayor que cada una de ellas por separado.
La natación desde el nacimiento proporciona al bebé tantos beneficios: se va a desarrollar con mejor fortaleza física y coordinación. Este hecho va a mejorar su habilidad para arrastrarse sobre su barriguita y para gatear con las manos y las rodillas. Los bebés tienen que aprender a moverse contra la fuerza de la gravedad. Es verdaderamente un milagro que en doce meses el cerebro del bebé – que tiene muy poca información sobre cómo moverse en gravedad – haya desarrollado complicada áreas sensoriales y motoras en un período tan corto de tiempo.

A medida que el bebé desarrolla estas funciones de movilidad, la respiración se vuelve más profunda, más regular y más madura. Esta mejora en la respiración ayuda al bebé a emitir sonidos, lo cual mejora el desarrollo de la comunicación y del lenguaje en general. Cuando el bebé se puede mover mejor y respirar mejor, su salud también mejora. Cuando el bebé es capaz de comunicarse mejor con su madre y su padre, el bebé está más contento, es más feliz. Todo ello son efectos colaterales del aprendizaje de la natación.

Natación para Bebés

Natación para Bebés

El recién nacido progresa, adquiere confianza, aprende como manejarse en el agua. Finalmente, el bebé está mucho más seguro en el agua que otros niños que quizá le doblen la edad.

Una aventura ha empezado desde su primer día en el agua hasta sus primeros pasos andado. A lo largo del camino el bebé hará mil experimentos de movilidad para descubrir qué hacer y cómo hacerlo. La natación es literalmente el lanzamiento de esta aventura.

Ahora que ya sabes los grandes beneficios que le aportará la natación a tu bebé (aunque ya no sea recién nacido)  busca cerca de dónde vives en qué piscina puedes disfrutar con tu bebé de la natación. Si no tienes la posibilidad de ir a ninguna piscina, utiliza la bañera por el momento. Disfrutando de tu bebé en el agua, enseñándolo a nadar, tu bebé adquirirá muchas otras habilidades que le servirán para el resto de su vida.

Por tu felicidad y la de tu bebé, adelante con la estimulación temprana,

Nuria Ferres

Agradeceré mucho tus comentarios…