¿Es posible la Sobreestimulación?

 

Estimulación TempranaLa Estimulación Temprana versus la sobreestimulación

En alguna ocasión me preguntan si no se “sobreestimula” al niño con  la Estimulación Temprana. Una cosa es sobre cargar al niño porque va de una actividad a otra al salir del cole, con horarios más largos que los de los adultos y otra muy distinta favorecer el desarrollo de sus capacidades con amor y armonía. Pero veamos el mito de la sobreestimulación

 

La sobreestimulación es un concepto que se usa equivocadamente y, normalmente, por parte de los que son contrarios a cualquier tipo de estimulación. Hablando claramente, la sobreestimulación no existe porque si un estímulo es aplicado en un momento en el que un niño no está receptivo, el estímulo simplemente no tiene efecto. Si, por ejemplo, le intentas enseñar una palabra a tu hijo en un momento en que tiene sueño o hambre, o simplemente está cansado, puedes estar seguro de que las palabras que les muestres no llamarán en absoluto su atención y verás como tu hijo gira la cabeza y mira hacia otra parte.

Por eso, además de otros factores, es esencial buscar “buenos momentos” durante el día para enseñarle cosas a tu hijo. Sino, los estímulos que le muestres simplemente se habrán perdido y habrán sido inútiles. Si además intentas forzar su aplicación aunque en ese momento el niño no esté interesdao, sólo conseguirás que además de inútiles sean contraproducentes, porque le generarás rechazo y te costará más que al día siguiente tenga ganas de ver las palabras, por ejemplo.

Insistir en estimular al niño cuando está cansado es un error pero no lo sobreestimula porque ese estímulo no le llega, lo que provoca es pérdida de interés por aprender, lo cual es lamentable pero en todo caso distinto.

La estimulación temprana implica muchos factores como respeto, amor, momentos agradables con tu hijo, conocer sus necesidades y comprender el qué, el cómo y el cuándo del desarrollo del potencial que tu hijo lleva dentro. Cualquier otra cosa no es estimulación temprana, es hablar por hablar sin conocer ni comprender lo que verdaderamente implica.

Una educación estimulante, aplicada con una buena metodología, no sobrecarga sino que divierte y aporta los estímulos necesarios para el desarrollo óptimo de las capacidades intelectuales, físicas y sociales del bebé y del niño.

Por tu felicidad y la de tu hijo,

Nuria Ferres,

experta en Estimulación Temprana y creadora del programa AumentaLaInteligenciaDeTuHijo.com