Inglés para niños, recursos para aprender inglés

Aprender ingles | ingles para niños

Aprender inglés – Qué pasa si no lo entiende todo y no lo quiere en inglés

En el anterior artículo comentábamos el uso restringido de la televisión como complemento educativo para aprender inglés. Pero qué pasa si tu hijo no quiere ver ningún programa en inglés porque dice que no lo entiende… en este artículo vamos a manejar esta situación…

Si al ponerle a tu hijo en la televisión un programa infantil, documental, película infantil, dibujos animados… tu hijo lo entiende todo, estupendo; si no lo entiende todo, también. Te preguntarás por qué también es estupendo si no lo entiende, aquí van unas cuantas razones:

1) En primer lugar porque seguro que entiende más de lo que crees, incluso aunque se esté quejando de que no lo entiende.

2) En segundo lugar porque si entiende poco, tendrá que pensar un poco más para interpretar lo que está sucediendo, bien.

3) En tercer lugar porque un cierto grado de frustración por el hecho de no entenderlo todo en inglés no es necesariamente algo negativo, estamos creando una necesidad de usar esa lengua, una necesidad de comunicación que es, en definitiva, lo que mueve al ser humano a hablar no sólo otras lenguas sino la propia lengua materna.

Que Mickey Mouse (por poner un ejemplo) hable en inglés es una razón poderosa para que tu hijo quiera aprender inglés. No intentes motivarlo explicándole que es una lengua más, que es importante para su futuro… todo eso ahora no tiene sentido para él. Ahora tu hijo tiene que ver que necesita el inglés para comunicarse, quizá no contigo, pero si con otras personas o personajes que le interesen.

De hecho sucede lo mismo que con el ejercicio físico: un niño no querrá caminar por el simple hecho de hacer ejercicio, eso sólo nos interesa a los adultos. Tu hijo querrá caminar para conseguir algo, para llegar a algún sitio de su interés.

Así que crear la necesidad de aprender inglés, aunque sea para ver los dibujos animados por la tele, es un recurso educativo que no debemos desperdiciar. Eso sí, debes procurar que en casa Mickey Mouse hable siempre en inglés, si lo oye hablando en español, te pedirá que se lo pongas en español, es más fácil para él, lógico.

4) Y en cuarto lugar y más importante: independientemente de su nivel de comprensión en la actualidad, cuando oye hablar inglés, sus conexiones neuronales para discriminar sonidos a la frecuencia del inglés se desarrollan y cuando por fin sea capaz de hablarlo lo hará con el mismo acento con el que lo ha escuchado en esa edad temprana, esa es una de las ventajas de aprender inglés cuanto antes.

Si haces esto desde el primer momento, tu hijo no llegará a quejarse porque pensará que la tele “habla en inglés”, lo encontrará normal. En cambio, si tardas un tiempo en hacerlo y tu hijo se acostumbra a ver la tele en español, entonces te costará más conseguirlo. Es lógico, tendemos al mínimo esfuerzo, y seguramente se quejará de que de repente tenga que ver la televisión en inglés, tal vez te diga que no lo entiende y que lo quiere ver como hasta ahora, en español.

Los cambios siempre cuestan y reeducar es más difícil que educar; pero tú sabes lo que hay en juego, tu hijo todavía no. Mi consejo en este caso sería mantener en español sólo aquellos programas cuyo valor educacional intrínseco sea muy elevado, por ejemplo algún documental (animales, naturaleza…), pero con la idea de pasarlo paulatinamente a ver en inglés. El resto de programas infantiles o películas que se miran por pura distracción, esos deben ser en inglés sí o sí. Si no los quiere ver en inglés, que no los vea, puede jugar, podéis salir a pasear, lo que sea. Llegará el día que aceptará que la tele en casa se ve en inglés. Cuándo pregunte “mamá (o papá), ¿puedo ver la tele?”, si es un momento adecuado para que la vea, la respuesta es siempre la misma: “si, en inglés”.

Por supuesto tú decides. Tal vez pueda parecerte estricto, pero estamos hablando de algo tan superfluo e innecesario como mirar la tele, por lo menos ¡qué sirva para algo!

Recuerdo cuando mis hijos eran pequeños y hacíamos esto. Algunos amigos nos decían, “pobres niños, ¿no les dejáis ver los dibujos animados en castellano?”. Ahora son esos mismos padres los que nos preguntan “¿pero cómo lo habéis hecho para que vuestro hijos hablen tan bien el inglés”. Actualmente mis hijos, y eso que tan sólo tienen 9 y 12 años, ya me lo agradecen. Ahora ni se les ocurre ver una película que no sea en versión original. Una vez a la semana o cada quince días, disfrutamos de lo que llamamos “sesión de película en casa”, con nuestra ración de palomitas incluida. Estamos juntos, disfrutando de una buena película, practicando inglés y sin gastar nada.

Saludos cordiales,

Nuria Ferres

experta en estimulación temprana y creadora del programa AumentaLaInteligenciaDeTuHijo.com