Saber esperar y la Resiliencia

Educar en el saber esperar y en la resiliencia | Estimulación TemrpanaTal vez puedas permitirte ofrecerle a tu hijo todo lo que desea en seguida, sin que tenga que esperar; tal vez te parezca la forma más fácil de tener una relación con él/ella, pero le estás haciendo un flaco favor porque no le educas ni en el “saber esperar” ni en la resiliencia, es decir, en la capacidad de sobreponerse a situaciones adversas, en saber gestionar la frustración de no tenerlo todo inmediatamente. Y, ¿qué crees que pasará cuando ya no sea pequeño y la vida no le conceda todo lo que quiere de inmediato?

Aunque fueras inmensamente rico no podrías solucionar, por ejemplo, que se enamorase sinceramente de tu hijo la persona a la que él ama con locura. Siempre lo ha tenido todo y de repente hay algo que se le resiste, que no puedes comprárselo… haberlo educado sin resiliencia, sin saber cómo gestionar la frustración, va a ser un gran problema cuando lleguen situaciones de este tipo, porque llegarán, no lo dudes, la vida es así… La depresión puede ser una de las consecuencias, la otra puede ser la alienación con adicciones como la droga. Ninguna de las dos nos gusta.

Saber esperar, posponer voluntariamente una gratificación inmediata a cambio de obtener mayores beneficios más adelante, saber dirigir los pasos y comportamiento hacia un objetivo cuyos resultados son posteriores en el tiempo y no inmediatos, son características de personas que funcionan con eficacia y que acaban triunfando. Porque la vida es un poco así, o más bien mucho…

Los investigadores Walter Mischel y Yuichi Shoda ya en la década de los 80 realizaron diversas investigaciones sobre la importancia de saber retrasar un gratificación inmediata con el fin de obtener mejores resultados más adelante. Incluso en niños de 4 años de edad comprobaron que los que habían decidido posponer un premio que les ofrecían en un juego con el fin de obtener uno de mejor un poco más tarde, fueron los se convirtieron en adolescentes social y cognitivamente más competentes años después, con mejor rendimiento escolar y con mejor capacidad de afrontar la frustración y el estrés.

Aquí dispones de las referencias bibliográficas y enlaces a estos artículos científicos:

Mischel, Y. Shoda, and M. I. Rodriguez, “Delay of gratification in children.,” Science, vol. 244, no. 4907, pp. 933-8, May 1989.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2658056

Mischel, Y. Shoda, and P. K. Peake, “The nature of adolescencet competencias predicted by prechool delay of gratification.,” J. Pers. Soc. Psychol., vol. 54, no. 4, pp. 687-96, Apr. 1988.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3367285

Educar en el saber esperar y en la resiliencia no es fácil, requiere un esfuerzo consciente de tu parte, pero ¡es tanto lo que hay en juego! nada menos que el futuro de tu hijo.

No dudes en consultar cualquier duda que puedas tener sobre este tema,

por tu felicidad y la de tu hijo.

Nuria Ferrés.

Educa y desarrolla la capacidad intelectual y física de tu hijo.