Aprender idiomas a una edad tempranaAprender idiomas a una edad temprana

Aprender una segunda (o tercera) lengua es una actividad que conviene hacer cuanto antes mejor porque hay un periodo crítico, o ventana de aprendizaje, durante la cual el lenguaje se desarrolla más fácilmente. Después de este período crítico, la adquisición del lenguaje es mucho más difícil y además se realiza con menos éxito.

Pero, ¿cuál es este período crítico del lenguaje?

El período durante el cual el lenguaje se desarrolla más fácilmente es antes de los 6 años de edad, lo que llamamos una edad temprana. A partir de ahí, y hasta la pubertad va decreciendo la facilidad, siendo cada vez más difícil y menos exitoso aprender otras lenguas. Es más, los adultos que aprenden una segunda lengua después de la pubertad (después de los 17 años aproximadamente) usan diferentes mecanismos neuronales para procesar ese lenguaje comparado con los que aprenden su segunda lengua en la infancia, como indican diferentes estudios científicos (Kim et al., 1997; Pakulak & Neville, 2011). Estos resultados sugieren con contundencia que los circuitos neuronales encargados del lenguaje son diferentes y mejores si esa lengua se ha aprendido en edades tempranas. Este es pues uno de los aspectos más importantes de la estimulación temprana, el aprendizaje de otras lenguas cuanto antes, pues nunca volverá a ser tan fácil y va a dar tan buenos resultados como durante la niñez. Y de hecho si el aprendizaje empieza es antes de los 3 años aún mejor.

En un importante estudio conductual, Johnson y Newport (1989) pusieron a prueba el dominio del inglés de emigrantes chinos y coreanos que llegaron a Estados Unidos. Algunos de ellos habían aprendido inglés de niños y otros de adultos. Los resultados del estudio mostraron que el conocimiento de aspectos clave de la gramática inglesa estaba relacionado con la edad que tenían estas personas al empezar a aprender inglés y no con el tiempo de exposición al inglés. Los más competentes eran aquellos que habían comenzado a aprender inglés antes de los 7 años.

La evidencia científica de la existencia de un período crítico para el aprendizaje del lenguaje en general, no solo lenguas extranjeras sino también la lengua nativa, tiene algunas implicaciones prácticas muy claras:

  1. La cantidad y calidad de la conversación que los padres pueden ofrecer a sus hijos desde el nacimiento y durante toda la infancia es crucial para un mejor desarrollo del lenguaje en el niño con todo lo que ello implica,
  2. La exposición a lenguas extranjeras debería comenzar cuánto antes mejor para maximizar las oportunidades de adquirir un nivel nativo en segundas lenguas, además de todos los beneficios que el bilingüismo tiene asociados.

Así es que cuando te digan que enseñar una lengua extranjera lo antes posible a un niño pequeño es hacerle correr de forma antinatural, ten presente que están muy equivocados y hablan sin conocimiento. Pero lo más lamentable de esta desinformación es que resultan perjudicados aquellos a los que más queremos, nuestros niños.

Por tu felicidad y la de tu hijo.

Nuria Ferresexperta en estimulación temprana, master en neurociencia.

Más información: Curso de estimulación temprana para padres

Referencias de los estudios científicos citados:

Johnson, J. S., & Newport, E. L. (1989). Critical period effects in second language learning: The influence of maturational state on the acquisition of English as a second language. Cognitive Psychology, 21(1), 60–99. http://doi.org/10.1016/0010-0285(89)90003-0

Kim, K. H., Relkin, N. R., Lee, K. M., & Hirsch, J. (1997). Distinct cortical areas associated with native and second languages. Nature, 388(6638), 171–174. http://doi.org/10.1038/40623

Pakulak, E., & Neville, H. J. (2011). Maturational constraints on the recruitment of early processes for syntactic processing. Journal of Cognitive Neuroscience, 23(10), 2752–2765. http://doi.org/10.1162/jocn.2010.21586