Inteligencia de tu hijo - Estimulación Temprana

¿Dejas al azar las cosas importantes de tu vida?

Por ejemplo, ¿dejas al azar la preparación de unos exámenes que pueden marcar tu destino? Podríamos estar hablando de exámenes de final de curso, de final de carrera, exámenes finales de un máster, de unas oposiciones… No me estoy refiriendo a exámenes de control que pueda haber durante el curso, que sirven más de guía a profesores y a ti mismo como alumno para saber cómo vas evolucionando y que no son decisivos en el resultado final del curso. No, no me refiero a esos, me refiero a los importantes, a los que si no los superas bien, no acabas la carrera o no consigues el título profesional elegido o el puesto de trabajo que te interesa. A esos me refiero. Esos exámenes no se pueden dejar al azar…

… porque si no vas bien preparado, los suspendes y pierdes con ello las oportunidades que buscabas para mejorar en tu vida. Y esos exámenes mejor prepararlos con tiempo, a medida que avanza el curso, durante meses, aprendiendo genuinamente para que el estudio no sea una mera memorización estresada de últimos días. Porque se trata no solamente de conseguir ese título o ese trabajo, sino además de ser un buen profesional, una persona dotada de conocimientos en su campo que le permitan seguir progresando más allá de lo que el título le sitúe en primera instancia. Incluso, para disfrutar más con ese trabajo conseguido, vivir más realizado, con mayor creatividad, ideas, ilusiones. Sí, hay que ir bien preparado, no se puede o no se debería dejar al azar cosas tan importantes.

Pues entonces, ¿si todo esto lo entiendes igual, por qué ibas a dejar en manos del azar la preparación, el desarrollo físico e intelectual, las aptitudes de tu hijo? Eso sería realmente una lástima por no decir una tragedia. Y es la misma idea que con los exámenes, pero en el caso de educar a un hijo es además mucho más interesante, gratificante, divertido, fascinante y vital. Y esa entrega, convierte la recompensa en infinita

La inteligencia de tu hijo depende en gran medida del entorno en el que se desarrolla y el componente más importante de su entorno eres tú, su mamá, su papá. Los límites de tu hijo no están en sus genes, el cerebro humano tiene un diseño de espectacular funcionamiento; los límites de tu hijo están en las oportunidades de desarrollo que va a tener en su entorno, sobre todo en los primeros años de vida. Puedes decidir tener un hijo inteligente, incluso excepcionalmente inteligente, mediante la estimulación temprana, por ejemplo en la enseñanza temprana de la lectura. O puedes dejarlo al azar y comprobar a posteriori la inteligencia de tu hijo, ya en la escuela, según sea un buen lector, según sea un buen estudiante, pero entonces no te lamentes si el resultado no es el que te gusta, recuerda que lo habrás dejado al azar. Aunque nunca jamás es tarde para luchar por un hijo, cuanto más tarde, más difícil será; y lo que hubiera podido ser un juego maravilloso y de extraordinario valor en un principio, pasados los años se convierte en un esfuerzo por remontar una situación… que había sido dejada al azar.

Piénsalo…

Aquí tienes más información para empezar con la estimulación temprana de tu hijo,

saludos cordiales,

Nuria Ferrés