La habilidad en la lectura está relacionada con el desarrollo de la inteligencia

Mejor lector, más inteligente crecerá. Estimulación tempranaSi hay un proceso en el desarrollo que claramente causa diferencias en la inteligencia, éste es el proceso de aprender a leer. Las diferencias en la habilidad de lectura están asociadas positivamente a diferencias posteriores en la inteligencia. A mejor habilidad lectora, mayor es la inteligencia desarrollada posteriormente. Y, además, en un estudio realizado a 1890 parejas de gemelos testeados a los 7, 9, 10 12 y 16 años (Ritchie, Bates, & Plomin, 2015), se comprobó que las diferencias en habilidades lectoras a los 12 años, explican alrededor del 13% de las diferencias en la inteligencia posteriormente, a los 16 años. Es decir, los niños que mejor leen a los 12 años, serán un 13% más inteligentes a los 16 años debido únicamente a esa mejor habilidad lectora. Además, se comprobó que la asociación de la habilidad lectora con la inteligencia no abarcaba solo …

… dominios cognitivos verbales de la inteligencia (como incremento de vocabulario y de conocimientos generales) sino que también se producía en dominios no verbales de la inteligencia. Además, a las edades del estudio, la asociación de la habilidad lectora con la inteligencia no era debida a diferencias en la exposición a la lectura (tiempo leyendo), sino de habilidad en la lectura, por tanto, se trata de ser buen lector ya antes de las edades en las que se realiza el estudio (antes de los 7 años) para tener una mejor velocidad y comprensión lectora.

Podría pensarse que la inteligencia tiene como efecto mejor habilidad lectora, es decir, que los niños más inteligentes aprenden mejor a leer, sin embargo, lo cierto es que la habilidad lectora causa desarrollo de la inteligencia, es decir, los niños que aprenden mejor a leer desarrollan más su inteligencia. La lectura es causa de desarrollo de la inteligencia. Esto se controló en el estudio gracias al diseño del análisis: estudio longitudinal, es decir, a lo largo del tiempo (de los 7 a los 16 años), del desarrollo cognitivo en gemelos monocigóticos (genéticamente idénticos) y cada par criado en la misma familia. Así se controlan las influencias potenciales que mejoran tanto la lectura como la inteligencia para uno solo de los gemelos de un par, como por ejemplo, un profesor más efectivo (normalmente los gemelos son separados en distintas clases, con lo que tienen profesores y amigos distintos). También se controló la estabilidad de los rasgos de cada niño. Así, finalmente se puede concluir que las diferencias en la habilidad de lectura son causa de diferencias en la inteligencia posteriormente. Hay un efecto causal de la lectura sobre la capacidad cognitiva.

Así, en el estudio con 1890 parejas de gemelos, cada gemelo que tenía una capacidad de lectura más temprana que su co-gemelo idéntico tendía no sólo a tener una mejor lectura en las mediciones posteriores, sino también puntuaciones más altas en las pruebas de inteligencia general.

Cuanto antes posiciones a tu hijo a nivel lector, antes contribuirás a que su inteligencia se desarrolle. Ser un buen lector a edad temprana, con buena velocidad y comprensión lectora, se traducirá en mayor inteligencia en los siguientes años. El hecho de que ese desarrollo intelectual en las edades del estudio no sea una cuestión de exposición a la lectura, sino de habilidad en la lectura, indica que se trata de ser buen lector cuanto antes, para tener una mejor velocidad y comprensión lectora. Para ello, tener un buen método de enseñanza en la lectura es fundamental para poderlo iniciar incluso a los 2 años de edad.

Aquí tienes más información si lo deseas: http://aumentalainteligenciadetuhijo.com/estimulacion-temprana/

Aquí tienes la referencias del estudio mencionado en este artículo:

Ritchie, S. J., Bates, T. C., & Plomin, R. (2015). Does Learning to Read Improve Intelligence? A Longitudinal Multivariate Analysis in Identical Twins From Age 7 to 16. Child Development, 86(1), 23–36. http://doi.org/10.1111/cdev.12272

Por tu felicidad y la de tu hijo,

Nuria Ferres Forga,

experta en estimulación temprana.

SaveSave

SaveSave